Segui @diegozcuentos

7 de noviembre de 2010

"Cuentos para vivir como un rey" en FEM

Carl Rogers solía hablar de la Consideración Positiva Incondicional, la cual refería a aceptarnos afectuosamente como seres humanos valiosos y dueños de nuestra propia vida. Sin embargo, con el pasar del tiempo veía a mi alrededor que esto ocurría poco o nada y realmente las personas olvidaban lo valioso de su condición humana. Es ahí cuando decidí hacer una temporada de cuentos conectada con esta premisa, que sirva de excusa para regalarle algo a la sociedad limeña, algo con lo que puedan identificarse y empalmar sus sueños, algo a lo que llamé "Cuentos para vivir como un rey", en donde, con el pasar de las historias, el público encontraba su punto en común en su vida con la de un rey.


"Cuentos para vivir como un rey" es un viaje inter personal e intra personal, en donde uno mismo encontrará al rey o reina que lleva dentro para poder vivir como tal sin necesidad de una corona o un palacio.

3 de octubre de 2010

"Cuentos para vivir como un rey" Auditorios del Británico


Narración: Diego Zevallos
Música: David Aguilar


Miércoles 13: Auditorio Pueblo Libre (Av. Bolívar 598)
Viernes 15: Auditorio San Miguel (Av La Marina 2554)
Lunes 18: Auditorio Los Jardines (Av. Alfredo Mendiola 1200, S.M.P)
Martes 26: Auditorio San Borja (Av. Javier Prado Este 2726)
Miercoles 27: Auditorio San Juan de Lurigancho ( Av. Próceres de la Independencia 1531)
Hora: 7:30 PM. Ingreso Libre
Capacidad Limitada
* Agradecimientos especiales:
Amadeo Gonzales, Tanha Parafino, Patagonia restaurante.

19 de septiembre de 2010

La Higiene del Cuento

La neuropsicología es una de las ramas de las neurociencias que, entre muchas cosas, estudia la higiene del sueño, ya que para poder conciliar el sueño y poder, sobretodo, descansar; hay que tener en cuenta ciertos criterios como una ambiente sin iluminación, temperatura cálida y sin contaminación sonora, entre otras. Sin embargo, en términos generales, para cultivar el arte de la narración oral de cuentos, un arte que dicho sea de paso está estrechamente ligado al arte de compartir en la velada familiar, es un plus generar un ambiente cálido con luz tenue y una velita significativa, como evocándonos a los primeros tiempos del mundo, donde las personas solían sentarse alrededor del fuego a compartir historias y vida en general. Todos estos recursos significan un plus para una velada de cuentos, pues no solo contextualizan, sino también permiten ver las imágenes de cada una de las palabras con mayor claridad y ,sobretodo, que el cuento pueda nacer en un ambiente cálido y cómplice. Una vez que todos estos recursos se hayan integrado entre sí, el cuento arrullará y resonará dentro de cada uno y, al mismo tiempo, será una experiencia casi única e irrepetible.
Hay que tener presente que el cuento hace un trabajo en el tiempo y que las imágenes escuchadas en el relato nos asaltarán en cualquier momento, dejando una especie de magia resonando dentro de cada uno, ya que cada una de esas imágenes, palabras, sonidos que sintonizaron con nosotros las llevaremos en la psique y en nuestros pensamientos por algún tiempo.

5 de septiembre de 2010

"Contando mi historia a través del arte"


El aprendizaje vivencial y emocional es el que suele calar más en las personas. Este taller estuvo dirigido a toda persona que querían explorarse a través de la narración oral y las artes en general. Cada persona es dueña de su propia historia y qué mejor que uno mismo para contarla, valorando cada parte e identificando a su héroe, sus limitaciones, tareas, oportunidades, potenciales y todo lo que tiene a su alrededor para crecer como persona.
Gracias al Centro Psiconalítico CEPROVI por acojernos y permitirnos a Luisa y a mi llevar a cabo el taller.

1 de agosto de 2010

En la Feria Internacional del Libro



En las ferias del Libro siempre se puede respirar el mismo aire lleno de pasillos repletos de historias esperando ser leídas o contadas. Ellas reflejan el deseo de muchos autores que han decidido salir del anonimato para contar sus experiencias de vida, y en cierta forma, entretener a los lectores. Por otro lado, están las personas que disfrutan estos ambientes y asisten con mucha regularidad a la Feria a ver libros, a dejar la rutina de la ciudad, y a relajarse con las presentaciones que la Feria ofrece.




Del otro lado del camino estamos los que nos presentamos en la feria con nuestras respectivas artes; quienes también gozamos de los pasillos repletos de historias, de las personas que se cansaron de la rutina y decidieron sumergirse en el mundo de los libros y, por último, de quienes decidieron ir a nuestras presentaciones. Creo que esta fue una de las principales razones que me llevaron a realizar una velada de cuentos para las personas que decidieron seguir este homenaje al " Había una vez..."


El público se divirtió, río, cantó, soñó y, sobretodo, vivió.






29 de julio de 2010

Para contarle al mar





Cada narrador se apropia de sus historias de diversas maneras. Algunos la evocan todo el día y dejan que ella se vuelva parte de su vida. Otro dejan imágenes, sonidos o personajes de cada cuentos los asalten en cualquier momento del día y a partir de ello empezar a darle forma a su cuento. Si me pusiera a describir la manera en que cada narrador de historias suele involucrase con sus cuentos tardaría mucho, ya que cada uno vive las suyas de manera muy única, irrepetible e íntima. Entonces cada proceso de apropiarse de una historia, o de dejar que la historia se apropie de nosotros, es muy único y poco fugaz. Sin embargo, lo que si puedo contar es, más o menos, como ocurre este proceso en mi.


Antes que nada debo confesar que en más de una ocasión ha llegado a mi una que otra historia que, de manera consciente o inconsciente, se alojo en mi psique para quedarse. Es en ese momento que el cuento empieza a hacer un trabajo en el tiempo y comienzan a invadirme recuerdos, imágenes, palabras, hechos o personajes del cuento ya alojado en mi. Ocurre una fusión entre mi realidad y la realidad de la historia, ya que ambas se integran y rondan en mi cabeza. Es ahí cuando decido ir al mar para contarle el cuento.


Una vez que estoy frente a ese inmenso público de masa líquida recuerdo lo pequeños que somos, pero lo grandes que podemos ser como para calmar al embravecido mar y lograr de este un calmado y manso cómplice. Recuerdo que las primeras veces que iba solía tratar de ganar potencia con mi voz y que me escuche la historia hasta la última ola, ya que las últimas olas son las menos escuchan en comparación a las primeras.
Realmente me esforzaba mucho para que el mar se tranquilice y aprenda a escuchar, pero luego aprendí a escuchar al mar y el secretó que nos reveló a David (músico) y a mi no fue una receta mágica. Lo que nos enseñó el mar es que si el rugía y nosotros gritábamos, no nos íbamos a escuchar, pero si el rugía y nosotros le susurramos si podríamos sintonizar con él. Así fue como empezamos a regalarle historias al mar, él nos respondió con su brisa marina y con el nuevo y manso canto de sus olas.

25 de julio de 2010

Cuentos de antes en tiempos del Facebook


Si bien los cuentos de sabiduría popular tienen miles de miles de años en la tierra y fueron anidando, poco a poco, en sus costumbres y cosmovisiones, también lo fueron impregnando en nuestro inconsciente colectivo, ya que han sido los mismos cuentos los que han ido viajando de voz en voz, de pueblo en pueblo y de generación en generación. Sin embargo también es cierto que, dependiendo de cada cultura y sus necesidades, que ciertos elementos de las historias iban siendo sustituidos o remplazados por otros y quizá en una primera versión simplemente se tenía que luchar con algún dragón para conseguir lo que tanto se anhelaba y en otra historia en lugar el dragón no era más que un rey tirano. Lo que nunca, o casi nunca, cambió fue la estructura del cuento y siempre giró en torno al joven con cara de viejo que se atrevió a volar y a crecer como persona, saliendo de casa para conseguir aquello que tanto desea, encontrándose con oponentes que tratarán de que no triunfe y también encontrándose con personas que le darán fuerza, lo aconsejarán y le nutrirán el alma para proseguir su camino.

Todo esto es cierto, pero cuál fue el papel de nuestra sociedad frente a estas historias tan ancestrales, ¿acaso se mantuvo apartada de esta tradición oral? La respuesta es no, ya que los narradores podemos nutrirnos del día a día, de nuestro presente y nuestras urbanizadas costumbres para aportarle un matiz muy interesante, no menos reflexivo y hasta mucho más rico, teniendo en cuenta las necesidades de nuestra sociedad. Entonces los cuentos populares han adaptado sus estructuras, sin quebrarse, a nuestro presente y podemos llevar acabo veladas de cuentos como en los primeros tiempos del mundo pero en tiempos del Facebook. Esto produce un efecto muy interesante el público, ya que hace el relato mucho más asimilable para ellos, por lo mismo que los acerca a su cotidianeidad, pero de una manera más sana. Entonces quizá el héroe del cuento ya no tendrá que ir por la princesa, necesariamente, a caballo; sino que podrá usar una combi para llegar a su destino. O quizá para encontrarla la buscará primero en Facebook se conocerá y si le agradan mutuamente héroe y princesa podrán reunirse. Los reyes podrán ser políticos peruanos y tendrán los mismos argumentos con tal de obtener la famosa re elección.

En fin, son muchas las cosas que se pueden decir cuando tienes ganas de contar algo y sobretodo si son historias llevadas a nuestro día a día. La respuesta del público es lo que más alienta a llevar sanas historias con pequeñas dosis de realidad y es que al fin y al cabo es un arte de compartir no solo historias, sino también vida en general. La cita fue en el Restaurante Patagonia en Miraflores y los cuentos fueron los mismo de hace miles de años, solo que "en tiempos del Facebook".

Tertulia en el canal Fem



Siempre que me dicen para charlar acerca de los cuentos termino contando alguno, porque no puedo evitar recordar toda esa magia llena de héroes que tienen que crecer como personas y luchar por lo que creen o reyes que se cansaron de ser tiranos y empezaron a descubrir la palabra humildad. Sin embargo, si hay que hablar de la psicología de los cuentos y su repercusión en los niños prefiero empezar directo al grano.


Muchos padres tratan de incentivar la lectura a sus hijos, pero son ellos poco o nada consecuentes con sus palabras, pues son sus mismos hijos quienes jamás los ven leer, entonces cómo cultivar en ellos el arte de la lectura, sino son los mismos padres quienes leen. Por otro lado, está el dilema de qué historias contar a los hijos y cuales no. Ahí la narración oral de cuentos tiene un gran punto a su favor, ya que te permite contar la historia, acentuando los aspectos que creemos son de gran utilidad para el desarrollo de los niños o sustituyendo algunas palabras por otras, que no creamos muy convenientes.


Asimismo, la narración oral de cuentos te permite obtener otra canal de comunicación, debido a que la comunicación no verbal es mucho más asimilable para las personas, y te permite generar un contexto mucho más cálido y más propicio para compartir sueños, emociones, miedos, etc.

Los padres de hoy en día, y bueno las personas en general, deben atreverse a contar y a dejar que la imaginación del interlocutor vuele, al fin y al cabo es una de las activades más propias del ser humano el dejar libre a su imaginación, donde nadie puede decir : " No el bosque no era así era asá" , porque en la narración oral cada uno es dueño de su propia imaginación y de su propia historia. Una vez que decidan contar, se retomará esa ancestral costumbre del cultivar el arte de compartir historias, miedos, el día a día y la vida en general.

Noche de cuentos en el Presbítero Maestro



"Dicen que en las noches de luna llena del mes de Febrero, se reunen todas las parejas del mundo, las que lucharon por su amor y vivieron felices para siempre y también las que no terminaron juntos en vida, pero quizá en otra sí..."

Por está y muchas más razones decidí tener una noche de cuentos en el Presbítero Maestro homenajeando a todos aquellos que lucharon por el amor en sus diversas formas,aromas y colores. Recuerdo que llegamos con David, compañero y amigo encargado de la musicalización del los cuentos, y apenas dimos el primer paso en el Presbítero nos llenamos de esa magia especial y mística que solo un cementerio puede tener. Recuerdo que lo primero que pensé era en qué irónico era ir a contar historias a un lugar tan lleno de vida y trascendentes historias, pero decidimos dar unas más.

Desde el primer paso que di en el Presbítero sentí esa atmósfera tan suya, que nunca había sentido me conecté realmente con cada historia, de cada persona, ya sea visitante o residente. El público era sumamente predispuesto a las historias. Se dejaron llevar por ese lado místico que le regalaba a la noche antorchas y senderos iluminados con fuego. Esa noche conté historias de amor, para más de 300 creyentes en que la eterna frase que aún resuena en mi ser: "donde hubo fuego cenizas quedan", o mejor dicho, donde hubo historias, memoria queda.

Tertulia con Diego Zevallos


Hola Diego, ¿por qué no nos cuentas cómo empezó todo esto de los cuentos en ti?


La verdad es que siempre me gustaron las historias de todas formas y colores, pero sobretodo me gustaba envolver al que la escuchaba para que sienta lo mismo que yo: vivir la historia. Sumado a eso me gustaba leer mucho, porque la lectura tiene esa capacidad innata de dar rienda a nuestra imaginación y nos permite dejar nuestros asuntillos a un lado para soñar, meterte en los zapatos de los personajes y viajar... Ahora imagínate si eso hace un papel en un libro qué crees que puede hacer, tanto para oyente como contador, una historia en donde el que cuenta se expone como humano frente a los demás a emocionarse, sensibilizarce, reír , llorar, etc. Todo eso empecé a sentir cuando contaba una historia.


¿ Cuando dices asuntos te refieres a problemas?¿ realmente crees que un cuento puede alejarte de ellos?


Absolutamente, es más no solo creo que te aleja un momento para bien, sino que también puede ayudarte con tus problemas, no solo dándote optimismo, sino también resolviéndote conflictos internos, identificándote con ciertos personajes que pasan por situaciones similares y que ellos mismos confrontan, inmediatamente después te asalta la pregunta: si los personajes de un cuento pueden, ¿porqué yo no?


Entonces, ¿ qué relación encuentras entre la narración oral de cuentos y tu carrera de psicología?



Una mágica y gran conexión, comenzando porque cuento historias de origen popular que tienen tanta sabiduría como miles de años en la tierra. Recordemos que antiguamente las universidades no eran más que tertulias en donde el maestro se sentaba con sus alumnos a compatir estas historias. Entonces el cuento puede resolverte un conflicto que tenías presente, qué se yo con tu padre, pareja o contigo mismo, pero a un nivel inconsciente, y cada vez que escuchabas y sentías la historia terminabas con una sensación de satisfacción y eso se produce porque por dentro te está solucionando algún tipo de bloqueo. Por otro lado, y a nivel un poco más conciente, la persona puede identificar su problema en los personajes de la historia y asimilarlos en su vida, tenerlos como un norte que le genere ganas de conversarlo con alguien y no guardarlo.

y en ese sentido, ¿ cuál sería la relación del cuento con el que lo cuenta?


El cuento puede aliviarte y sanarte mucho, puesto que tu cuentas lo que sientes, lo que te mueve, lo que te duele, por eso es una expresión, entonces es una relación muy mística entre el cuento y el que lo cuenta, porque tu sabes que te está ayudando en algo sabes qué es lo que te dice a ti, pero no lo que dirá a otros, eso lo hace más rico.

¿Cómo es que se aprende a contar cuentos o a adquirir técnicas para ello?


La verdad no creo que existan técnicas para aprender a contar, ya que a ti nadie te dice cómo contar tus cosas a tus amigos o familia o quien sea. Creo que lo que si tiene un proceso es la forma en qué decides abrirte para con los demás, eso definitivamente tiene un proceso, porque cada vez dejas un poco de ti en un cuento de tus sentimientos y te atreves a ser más sincero contigo, es un viaje realmente maravilloso con destino uno mismo.


y ¿ dónde lo descubriste tú?


Estuve en algunos talleres, pero empecé con los de la trotaescuela dictado por dos amigos narradores en la actualidad Ángela y César, ahí conocí a muchos de los narradores que ahora frecuento y ellos fueron con quienes empecé este viaje para encontrar al narrador que cada uno lleva dentro, luego mantuve esa búsqueda en un taller para narradores avanzados a cargo de François Vallaeys, en quien no solo encontré a un maestro, sino amigo también, recuedo lo cautivante que podría llegar a ser ver a François hablar con tanto amor y pasión del arte de narrar cuentos, acto que me motivaba más y más...


pero también debes haber tenido cosas en contra...


La verdad sí, al comienzo fue un tanto difícil hacer entender en casa que quería empezar esta aventura de contar cuentos, no lo veían necesario, por el momento, para algo en qué invertir o gastar y realmente me costó conseguirme el dinero para los talleres, recuerdo haber pensando por aquellas épocas en que sería difícil, pero pasó y logré meterme.


bueno eso también te habrá motivado a que te esfuerces más...


Absolutamente, cuánto más luchas por conseguir algo es cuándo más lo valoras.


Cuéntame de la primera vez que te presentaste en público


Recuerdo estar muy nervioso, con muchas ansias por salir ya al frente y contar. Me acabé una botella de agua en segundos (risas), pero también recuerdo muchas miradas de amigos y familia sumamente cálidas que me transmitían confianza y me lancé a la piscina.


para ese entonces ,¿ya tenías el apoyo o todavía?


Creo que ahí nació, ahí (familia y amigos) vieron lo que siginifican los cuentos para mi. Desde ese día han aparecido personas maravillosas que me han demostrado su apoyo un sinfín de veces y que sé que seguirán ahí.


¿Qué hay de la vez que estuviste en Argentina y contaste?


Genial. Otro público, otra energía, pero eso no es lo que más recuerdo, porque justo antes de contar en la Plaza Francia tenía demasiados nervios, puesto que era otra cultura totalmente distinta, y recuerdo empezar a calmarme y a buscar algo que me empuje a hacerlo, ya que yo no era parte del itinerario de presentaciones, y empecé a buscar y buscar hasta que empezó a sonar una melodía de Joaquín Sabina llamada "otro jueves cobarde" canción que siempre me gustó y que en ese momento me puso la piel de gallina y los pies a andar rumbo al escenario a hablar con la encargada de las actividades. Una vez parado frente a ella le expliqué lo que pretendía y solo atinó a decirme: " Si querés contar cuenta ". Un par de minutos después me encontraba aferrándome al cuentan que había una vez...


¿Solo contaste ahí?


También estuve en la plaza Dorrego en San Telmo, donde fue un caso aparte, ya que la atención del público estaba totalmente dividida. Me explico, en toda la plaza había varias personas haciendo sus respectivas artes, incluido yo, por un lado había una señor recitando poesía, por el otro un genial guitarrista, por el otro un mimo, y por el otro yo. La atención del público cambiaba bruscamente para el que más le llamase la atención por el motivo que fuere. Conté el cuento del tamborilero por su alta dosis de humor y porque el cuento desde muy adentro de mi, me decía cuenta algo que haga botar energías y ese cuento sí que lo hace. Otra razón por la que sentí contar esa historia fue que porque tiene elementos actuales en nuestra sociedad peruana que quise compartir allá.


¿A qué tipo de público van dirigidos tus cuentos?


A todo el que quiera escuchar y soñar.


y en cuánto a las edades, ¿qué prefieres niños o adultos?


Cada uno tiene su magia especial, los niños porque sinceros como ellos no hay, si no le gusta el cuento se ponen a jugar conservando su pureza. Por otro lado, el adulto ya conserva esa pureza, él ya tiene el chip de los prejuicios y es precisamente él , al que se le tiene que contar más y acercárselo más a este mundo de las historias para que se ponga de nuevo en contacto con el niño que lleva dentro, y cuando lo hace el resultado es genial, porque a diferencia del niño, el adulto conversa más lo que siente, ya que tiene todas las herramientas necesarias para hacerlo en comparación al niño. Sin embargo, por otro lado, están los jóvenes que ellos sí son más sinceros si no les gusta el cuento se voltean en tu cara o te señalan ( risas). Es con ellos a los que trato de acercar más a la narración y que escuchen cuentos, ya que son parte de mi generación y el entorno en el que me desenvuelvo más. Por eso me encanta contar en la universidad donde poco a poco ya me gané un espacio donde compartir historias, por eso si me preguntas por niños o adultos, te respondo jóvenes.


Entrevista: Pilar García.

Velada de cuentos en el Club Regatas


Tan Fugaz es el nombre que le dimos Jose Pasco, Natalí Jimenez, Solange Chrem y yo a una velada de cuentos de origen popular fusionados por la música de Jose y Natalí.
Ese día contamos para la feria del Libro del club, llamada La Regatiada. El publico maravilloso y cuando digo maravilloso me refiero a su predisposición para dejarse llevar por cada una de las historias, escuchando lo que el cuento le dice por dentro, sonriendo; viviendo. Pero, qué me lleva a pensar eso la respuesta la encuentro en una de las satisfacciones que me da la narración oral, pues creo que la gente te demuestra cuanto le gusta algo en las miradas y sonrisas, dicen por ahi que no se puede mentir con los ojos, yo creo que es verdad.

Regalo del público

Este es un vídeo que contiene una breve recopilación de cuentos, y fue filmado y editado por alguien del público que ha seguido las veladas de cuentos y decidió aportarlo al blog.

video

Cuentos en el Auditorio del Cultural Peruano Japonés





El amor es uno de los sentiemientos más bellos que existe, ya sea en todas sus formas, desde el amor de pareja, hasta el amor de padres a hijos. Sin embargo, solemos hacerle más homenajes al amor de pareja, y con justa razón porque, creo yo, es el que nos mueve a hacer mucho de lo que hacemos.
" Los secretos de las parejas felices" fue un evento dedicado a todas las parejas que buscan renovar y consolidar su amor. El evento estuvo a cargo del gran terapeuta y máster en terapia de parejas Tomás Ángulo y mi participación fue narrando cuentos de amor, para a partir de ellos abordar ciertos temas desde el punto de vista terapeuta.
Las historias de amor, al igual o quizá un poco más, te sanan el alma, te permiten realizar el mismo viaje que realiza el personaje principal para crecer. Esto fue lo que llevó a los asistentes a dejarse llevar por estos cuentos y reafirmar que el verdadero milagro del amor es que existe.

Cuentos en la plazuela de la UPC


La primera vez que conté en la UPC sentí lo que todas personas sentimos cuando estamos en casa : confianza, calidad humana y miradas acogedoras. Alrededor del mil personas de todas las carreras, incluida la mía psicología, se dejaron llevar por una historia popular que tiene quizá tantos miles de miles de años como miradas ese día.

Esa tarde la universidad estuvo rodeada de todo tipo de actividades, cantos, música, baile, entre otras. Creo que esa situación influyó mucho a la predisposición de la gente a dejarse llevar por el arte y, una vez más, hacer a un lado las preocupaciones, las clases, los profesores renegones (también los buenos) y poder ponerse en contacto con el niño (a) que llevamos dentro.

Cuentos en el colegio Abraham Lincoln



El público joven, sin lugar a dudas, me parece el más exigente y sobretodo el más sincero.
Los adolecentes no entran en sutilezas. Es por eso que si a ellos no les gusta lo que les das te lo dirán sí o sí. Sin embargo, la experiencia que tuve en el colegio Abraham Lincoln ha sido una de las más significativasn que he tenido. Ese día, junto a los narradores Solange Chrem y Edwin Joyo, contamos por varias horas a los alumnos de tercero, cuarto y quinto de secundaria.



Debo admitir que al comienzo nos costó acercárlos a las historias, puesto que aún tenemos la gran lucha de acabar con la creencia de que los cuentos son solo para niños, pero poco a poco fuimos notando que se iban identificando con las historias y sobretodo pasando un buen momento entre amigos y es que, al fin y al cabo, lo que pretendimos ese día fue darles un bonito obsequio a alumnos del colegio, a través de unas historias llenas de vida y de aprendizajes de vida que podrán recordar siempre en solo un Había una vez...

Cuentos y Cantos para abrigar

Cuentos para abrigar ha sido, sin duda alguna, una de las veladas más acogedoras que he tenido. La idea partió con el de colaborar con nuestros hermanos del sur, quienes tienen la titánica idea de luchar, cada año, contra la imensa ola de frío que los aqueja. Éramos varios los narradores y cantautores que entrelazamos fuerzas y artes para llevarles algo con qué abrigarse a los verdaderos héroes del Perú, aquellos que lucharon día tras día contra el crudo invierno.

A mi me tocó fusionar mi historia de "Las pieles" con el canta autor José Pasco, quien acomodó su canción "Amor Brutal" al cuento. Estuvimos bajo la luz de la velita compartiendo historias y canciones por más 5 horas, cada cuento un aprendizaje de vida, cada canción una melodía para el alma y cada oído un camino a la puerta del corazón de cada oyente.

24 de julio de 2010

Festival de cuentos "Déjame que te cuente"


El Perú es un país maravillosamente variado, cada peruano es un mundo diferente y acogedor lleno de alegría y complicidad. Eso fue precisamente lo que encontré en el parque Kenedy en la narratón como parte del festival peruano de cuentos "Déjame que te cuente". Una mixtura con todo tipo de personas, desde el padre de familia que se divivía en sus tres hijos y los había llevado a ver cuentos un domingo por la tarde, hasta cualquier transeunte que se topara con el espectáculo y decidiera quedarse a ver cómo iba la cosa. Fue una gran experiencia, no solo porque el evento tuvo gran convocatoria, sino por esta variedad de personas, pero con un interés común: pasar un buen domingo familiar. Y es que precisamente, para mi, en eso consiste el arte de la narración oral de cuentos, en compartir con los demás historias, vivencias, experiencias, sentimientos, emociones, dudas y todo lo que se pueda decir con la palabra.

Cuentos & Sabina

Cada persona se inspira a su manera. Algunos lo hacen caminando y viendo la vida pasar; otros se insipiran en personas querdias y por medio de ellas se motivan a ser los mejores. Yo utilizo un poco de ambas tanto en los momentos de la vida como en personas, pero también en la música, y es que la música de Joaquín Sabina me hace reflexionar y pensar mucho en lo que pienso y siento. Por esa razón, con la ayuda de Carlos Hernández(músico) y Martina Taranco(voz) llevamos a cabo Cuentos & Sabina. Una velada de cuentos fusionada con la música este trovador español. Cada historia popular fue entrelazada con la música sabineana, el cual fue un tributo a su música y al maravilloso arte de la narración oral de cuentos.

Sala de conferencias de la UPC


Las veladas de cuentos en los primeros tiempos del mundo eran alrededor del fuego bajo la luz de las estrellas. Ahí los narradores orales solían contar historias, por medio de las cuales hablaban acerca de sus alegrías, miedos y esperanzas. Era de esa manera cómo inmortalizaban esos relatos; de boca en boca y de oído en oído.

Hoy en día las veladas de cuentos conservan pocos elementos en común en comparación con las de aquellos tiempos. Sin embargo, pese a esto, ese viernes cultural en la UPC, universidad donde estudio la carrera de psicología, traté de recordar aquellos tiempos en donde las personas se reunían a contar historias y compartirlas. El resultado fue una maravillosa tarde, en la que hubo risas, lágrimas,cantos, música y vida.